Seleccionar página

Jorge Arenas Vidal, fundador y CEO de BioSerentia Group: “El emprendedor en biotecnología en España está huérfano, nadie entiende su tecnología y no se invierte en lo que no se entiende”

Jorge Arenas Vidal es experto en BioEntrepreneurship, en estrategia corporativa y desarrollo de negocio en biotecnología, en diseño y evaluación de biopolíticas, así como en gestión de la interfase ciencia-negocio-gobierno entre ellas. Forma parte del equipo de mentores del Programa AcexHealth.
Su amplia carrera profesional la divide en tres bloques: Uno primero, en el que fue investigador de base. Durante esta etapa, que duró cinco años, redactó su Tesis Doctoral sobre Toxicología Celular por la Universidad de Navarra. Combinó la parte de docencia como profesor ayudante con la de la investigación. También posee un Master in Bioscience Enterprise por MIT & Cambridge University (The Cambridge-MIT Institute).


Su segunda etapa profesional comenzó cuando se incorporó a la empresa de consultoría de salud Arthur Andersen. Aquí inició un ciclo que duraría 15 años trabajando como consultor en esta temática y con clientes, tantos del sector público como privado. Ha asesorado a gobiernos sobre cómo transformar resultados de I+D en riqueza y llevar activos intangibles al mercado, con el objetivo final de que se produjera un retorno económico al erario público.
Pero Jorge Arenas, también ha sido emprendedor y como él mismo dice “ha mordido el polvo del emprendimiento”. En su tercera etapa, y que se mantiene hasta la actualidad, Arenas ha fundado y es CEO de la empresa BioSerentia Group, definida como plataforma integral de BioEntrepreneurship.

1. ¿Cuáles son las características principales del área de la biotecnología?
La biotecnología presenta unas peculiaridades muy específicas, que deben conocerse con detalle cuando se emprende o trabaja en el sector. Por ejemplo, una de estas peculiaridades radica en que es un área que requiere un desarrollo local, al mismo tiempo que conlleva una visión global de su comercialización. Hay que desarrollarla de forma local porque necesita mucho conocimiento concentrado y físico, que debe estar adecuadamente protegido, preferentemente bajo patentes, para que luego venga un “gigante” y te compre los derechos de comercialización global.
En biotecnología no tiene sentido estar ejecutando un producto o servicio que tenga solo una aplicación local. Eso se puede aplicar a una peluquería, panadería o a un restaurante, que tienen su clientela local y recurrente y, normalmente, asociada a una zona geográfica muy concreta, pero que en cuanto tienes un montón de clientes ya saturas ese mercado.
En el ámbito biotecnológico de la salud si patentas una molécula de un fármaco, por ejemplo, puedes vender la licencia para que ese fármaco se comercialice mundialmente. De esta forma, tienes un montón de retornos, pero nunca asociados a una localización fija. De hecho, este retorno es intangible y ni siquiera se puede ver.
Cuando hablo de desarrollo local, no significa que no haya colaboraciones internacionales sino todo lo contrario. Eso sí, localmente debe haber una infraestructura tecnológica de conocimiento básica y un acceso a talento para generar esa innovación.

2. Basándonos en estas peculiaridades, ¿qué puede aportar AcexHealth al sector?

Precisamente sobre estas peculiaridades radica lo que representa el corazón de AcexHealth. El programa va a conseguir crear riqueza para Andalucía de manera inteligente. Si se ordenan eficazmente los recursos y se diseñan proyectos interesantes y de impacto global, esto atraerá talento e inversión extranjera para Andalucía. Además, potenciará la obtención de contratos internacionales con las universidades o entidades de mayor prestigio.

3. Y desde tu experiencia profesional concreta, ¿cuál es tu visión a la hora de trabajar con empresas biotecnológicas?
Bajo la empresa BioSerentia tenemos el nombre de BioBusiness Acceleration. Esto ¿qué significa? Pues que justamente lo que hacemos en nuestra empresa es acelerar modelos de negocio teniendo en cuenta las peculiaridades de la biotecnología.
Cuando trabajé para la auditora y consultora global Andersen me obligaron a realizar una formación similar a un máster en contabilidad. No había hecho un programa más intenso y completo en contabilidad hasta que comencé a trabajar en el ámbito de la biotecnología. En este sector me di cuenta de que la contabilidad para las empresas normales no sirve completamente para las empresas de biotecnología. Te lo pongo a modo de muestra de lo difícil que resulta trabajar en biotecnología porque requiere un alto grado de especialización.
Así mismo, mi formación la hice en Inglaterra y tuve que aprender el enfoque, tanto para empresas anglosajonas como americanas. A lo que quiero llegar con toda esta explicación, es que el Programa AcexHealth necesita que se le dote de recursos, talento, y, en definitiva, de Know How externo porque no todo el conocimiento que necesitamos lo tenemos en Andalucía y ni siquiera en España.

4. Como mentor, ¿cuál consideras que es tu valor añadido?
Como mentor considero que lo importante es facilitar que las empresas se dediquen a trabajar en lo que es realmente importante para ellas. Hay que diseñarles una hoja de ruta muy clara e incluso que incluya profesionales concretos que tendrán relevancia a nivel global. Las empresas desde el minuto cero tienen que saber que lo que están haciendo lo tienen que vender en Asia, América, etc.
Esto tiene implicaciones serias, por ejemplo, todo el material tiene que estar en inglés desde el principio porque tus interlocutores también van a ser de fuera. De hecho, muchas veces, un error que se comete es recurrir a gente que puedas conocer o que tengas “más a mano”.
Hay que recurrir al experto del tema y no perder el tiempo trabajando en áreas que no aportan valor a la empresa de este tipo. Yo, por ejemplo, he visto este error en numerosas empresas de España.
Lo primero que realiza un investigador que empieza a trabajar en una empresa es replicar la misma estructura que tiene en su universidad o spin off, pero en el mundo de las empresas biotecnológicas esto no funciona.
Antes de montar la empresa su estructura, tiene que pensar qué necesita el mercado, cómo te va a pagar y, a partir de ahí, construir los activos que se vayan a monetizar en el mercado. Esto cambia radicalmente la forma en cómo se contrata y a quién se contrata.

5. ¿Podría decirse que estas cuestiones que mencionas deben contemplarse en el plan de negocio de la empresa?
Justamente. Lo primero que tienen que hacer las empresas de biotecnología es diseñar un plan de negocio riguroso y esto, en ocasiones, no lo puede hacer la consultora que tengo más cerca.
La biotecnología es multidisciplinar y hay que considerar variables distintas para hacer planes de negocio. Por ejemplo, se debe tener en cuenta el hecho de construir una estrategia de negocio sobre un producto, en lugar de sobre un servicio.
Independientemente que la empresa sea de diagnóstico, de terapia, o si es un medical device, se necesita disponer de un plan de negocio muy sólido, contrastado y ejecutado por especialistas. De estos hay poquísimos en España, y si se buscan que además sean emprendedores en biotecnología, menos aún. Cuando has sido emprendedor, como mi caso, conoces lo que funciona y lo que no. 

Observo planes de negocio que son muy académicos u otros que pueden servir para empresas tradicionales. En biotecnología si te equivocas con el modelo de negocio desde el principio, quedas fuera de juego. Así son las reglas. Haces inversiones de mucho riesgo e incertidumbre, pero que luego generan un beneficio proporcional a ese riesgo que asumes.
Por ello, un programa de este tipo como AcexHealth tiene que aglutinar mucho expertise de muchas áreas para que el proyecto, si falla, sea porque la tecnología no daba para más, no porque haya algún aspecto de gestión, que no sea nuclear al proyecto en sí.

6. ¿Por qué es útil el programa?
Con este programa, reduces riesgos. No hay fórmula mágica. Hay que trabajar los factores críticos de fracaso porque se suele hablar de los factores de éxito (tener un equipo bien formado, una tecnología sólida, adecuadamente protegida, acceso a redes internacionales, etc.). Pero estos factores de éxito no se pueden dar, si no se han anulado los que llevan al fracaso.
Por ejemplo, un factor crítico de fracaso es ser un vago. Si eres el emprendedor y eres vago mal asunto. O si tienes una patología que pueda implicar que te guste jugar a apuestas y te gastes el dinero en ello.
Muchos factores críticos de fracaso son de sentido común. Suele pasar con el emprendedor que, al inicio, se nubla con los factores de éxito, que están muy bien y son necesario, pero no es suficiente. Falta asegurar que no se tienen factores de fracaso y eliminar los lastres que puedan acarrear.
Dentro de cada área, también hay que considerar la etapa de madurez de la empresa. Se trata de mundo muy complejo y hay que poner mucho instrumento sobre la mesa. Resulta importante aglutinar la interfaz ciencia y negocio a través de una ventanilla única. Esto es justo lo que realizamos desde BioSerentia.

7. ¿Cuál es su rol en AcexHealth?
Voy a desempeñar un doble rol: el de mentor para las empresas con las que trabaje y el de consultor con los promotores del programa.
Aquí estamos para ayudar. Vamos a ver qué tipo de empresas y haremos un diagnóstico a medida y propondré una serie de medidas. Miraré cuáles son los factores críticos de éxito y de fracaso, de los que te comentaba antes, y propondré una serie de medidas de lo que deben hacer.
A los empresarios y/o emprendedores les plantearé metas operativas concretas, les indicaré nombres de personas instituciones, que les puedan facilitar el trabajo. Esta será mi labor en cuanto a las empresas.
En cuanto a los promotores del programa, tendré un rol de consultor más que de mentor. Mi objetivo se centra en ayudarles para que el programa crezca: captando inversión extranjera, captando talento también extranjero, en gestión, para no solo potenciar las empresas que tenemos, sino también para atraer a otras que sirvan de ayuda como clientes e inversores de las empresas que existen ahora.

Al final de lo que se trata es de vertebrar un sistema. En España en sí no existe una vertebración suficiente de la industria biotecnológica, por eso las debilidades fundamentales de las empresas, a veces, no tienen tanto que ver con la individualidad de cada una sino con la debilidad sistémica.

8. ¿Puede detallar más en qué consiste esta debilidad sistémica?
La industria no cuenta con una vertebración suficiente de la cadena de valor. No hay inversores suficientes especializados, no hay capital suficiente, ni gestores. Entonces cuando tienes una tecnología potencialmente interesante y competitiva estás solo.
En España hay dos o tres cuartos inversores. Si tienes la mala suerte que tu empresa no encaja en el perfil de inversión que ellos buscan, nadie va a invertir. En este sentido, el perfil emprendedor biotecnológico está huérfano en España, porque no se entiende su tecnología y no se invierte en lo que no se entiende.
Existen inversores especializados en biotecnología, cuatro o cinco que pueden gestionar fondos del orden de 50 millones de euros para una duración de tres o cuatro años, pero no son suficientes, ni en número ni en cantidad.
Además, estas posibilidades también disminuyen, porque están invirtiendo estos fondos fuera de España. Se disponen de pocos fondos y con mucha presión por parte de los inversores para que salga adelante esa empresa. Entonces, a igualdad de condiciones, los inversores prefieren invertir en una empresa que esté en Alemania o Reino Unido, donde hay un entorno que favorece al desarrollo de esa empresa más que un entorno como España, donde el emprendedor lo tiene más complicado.

9. ¿Cómo se podría solucionar esta situación?
Hay que fortalecer los eslabones de la cadena de valor porque el inversor en biotecnología no es un inversor cualquiera. Tiene que estar también especializado. Además de tener capacidad de inversión, tiene que conocer la industria y su dinámica para poder gestionar los fondos.
Tienen que tener un expertise muy limado porque tienen gran presión. Típicamente el modelo con el que trabajan es de hacer diez inversiones para conseguir una que tenga un impacto tan grande que compense que las nueve restantes sean fracasos. Este es el juego de la inversión en biotecnología.
Al final es un tema de apuestas. Ellos sopesan que apuestas hacen porque saben que, de diez, nueves las van a fallar. A lo mejor si eres un buen inversor puedes conseguir dos o tres que salgan muy bien o una o dos muy bien y el resto fracasen. Aquí es donde se ve el ranking de los fondos, en saber qué rentabilidad final ofrecen a sus inversores.
Hay distintos factores limitantes, pero este es el principal porque el producto nace de la tecnología, la tecnología nace de la I+ D y España es potencia en I + D. En esto no tenemos que envidiar a ningún país, en cuanto a nuestra productividad científica, que tiene niveles de excelencia, pero nos quedamos ahí. Nos falta el eslabón de transferir la tecnología adecuadamente. Por tanto, el inversor huye de esa incertidumbre porque ve que el resto de eslabones de la cadena no están bien, no va a poner un dinero en un terreno que no va a florecer, que no es fértil.

10. Nos ha hablado de las debilidades, pero ¿cuáles son las fortalezas?
Las fortalezas de las empresas deben radicar en la competitividad de su tecnología. Esta debe ser usable. Entiendo por competitiva que esta empresa cubra una necesidad nada cubierta o que se pueda cubrir mejor que con las que ya existen porque sea más barata y eficaz. Esta tecnología debe estar adecuadamente protegida, a través de patentes o secreto industrial. Si no hay esto, no hay empresa.

11. ¿Cómo va a trabajar con las empresas a través de AcexHealth?
Les recomendaré una estructura de producto porque las de servicio son muy vulnerables. Un inversor pone dinero si ve que es una empresa escalable, a menos que alrededor de ese servicio haya un producto, un software que la haga atractiva. Esta tarea entiendo que debe ser mi labor como mentor, ayudar a la empresa a perfilar mejor su modelo de negocio para hacer la empresa más invertible.
Esto a veces también descoloca al emprendedor, que suele pensar en cómo vender el producto, en el consumidor final o empresa final, pero el esfuerzo pasa por una fase anterior, que consiste en hacer que tu proyecto sea invertible. Si no lo es, no tendrá la gasolina suficiente para generar ese producto o servicio para luego vender.
Si tu proyecto es invertible vas a facilitar la labor al inversor y abrir el espectro a distintos tipos de inversores. Por tanto, el primer objetivo es trabajar con la empresa para hacerla invertible y a partir de aquí será otro foco de trabajo relacionado con lo que haya pactado con el inversor.

12. ¿Vais a trabajar con inversores de fuera o de España?
Creo que es importante trabajar de forma sinérgica. El programa de AcexHealth puede dar un paso más allá e impulsar una red de inversores muy focalizados que sean locales y globales. La buena receta sería construir esta comunidad. La cultura de inversión en unos países u otros puede también ser muy distinta o sinérgica. Todo ello hay que trabajarlo.

13. En este amplio y complejo contexto de la biotecnología, ¿cuál consideras que puede ser el principal valor añadido de AcexHealth?
Principalmente, y siguiendo la línea de lo que he comentado antes, que el emprendedor no se sienta huérfano y que vea que hay estructuras e instituciones dispuestas a apoyarlos en ese proceso. De forma directa, el programa aporta una serie de recursos institucionales y apoyos privados, porque va a facilitar que se acerquen empresas y distintos agentes que van a estar implicados en la cadena de valor. Esto supone un gran beneficio, a corto plazo.
A largo plazo, el programa si al final se decide que va más allá, como te decía, puede sumar más valor, ayudando a la empresa a internacionalizarse, captando rondas de inversión, creando fondos de inversión específicos para el programa. A partir de aquí, digamos que no hay límites de lo que se puede alcanzar, pero ya también depende los recursos que se quieran destinar al programa.

14. ¿Resulta quizás demasiado ambicioso que un programa como AcexHealth pueda alcanzar todo ese valor que me mencionas?
La clave está en que cada uno conozca su rol, deben ser conscientes que el gobierno está para facilitar, son una herramienta de facilitación. En el momento que se salen de ese rol, empezamos a ir mal, tanto si se quedan cortos como si se pasan. Esto en algunas comunidades autónomas no se ha hecho bien. Ese rol de facilitador es asumir, a veces, que es solo un rol de comunicación. En ocasiones, los políticos tienen una visión un poco superficial. Montan un evento para visibilizar al emprendedor que no va más allá de esa visibilidad.
Implicarse tampoco significa que el político ponga dinero de su propio bolsillo. Su labor debe ser facilitar, hacer una gestión de la marca pública. La Junta de Andalucía o el PTS, en este caso, están para apoyar y facilitar.


15. ¿Cómo debe ser esta labor de facilitación desde el gobierno o instituciones públicas?
Estos instrumentos de facilitación de los gobiernos deben ser ultrasensible a la problemática del emprendimiento tecnológico en salud (a la incertidumbre propia que genera cualquier emprendimiento, le tienes que añadir una capa de valor propia por ser biotecnología y por ser aplicada a salud, que es un entorno hiper regulado e institucionalizado con sensibilidad por parte de la ciudadanía). Es difícil y desde lo público no se suelen tener todos los instrumentos necesarios para dar una salida suficiente.
Sabiendo el calado de lo que debe ser este programa, hay que crear unos instrumentos de facilitación acordes. Aquí ya me estoy poniendo en mi rol de consultor.

16. ¿Qué supone disponer de unas infraestructuras como el PTS para desarrollar este programa?
Supone un gran potencial para que el programa se puede completar bien. El hecho de disponer del PTS es muy importante e interesante, tanto en infraestructura como de localización de empresas, visualización de proyectos, etc. Disponer de la Universidad de Granada con toda su capacidad tecnológica es también un plus

Entrevista realizada por Rosario Marín